lunes, enero 05, 2009

Yo camino

Aunque a veces recorro este pueblo, con rostro demacrado, azotado por el cansancio, demolido por la rutina y encuentro que cada día me va quedando mas chico, me encanta observar el paisaje y sus personajes, ya reconozco a la mayoría de los lanzas y a sus posibles victimas, escucho al evangelico y al cómico, la melodía del metro y la del trafico vehicular, me detengo a observar las partidas de ajedrez, las estatuas de las plazas y sus placas, me distraigo con un pank, un gótico y un pokemon, desprecio a los flaites que avanzan con cara de "patomalo", entro a la Catedral rezo un rato, al salir reconozco al peruano a la distancia, no se si es su apariencia o el aroma a papa a la huancaina con pollo cau-cau, y blasfemo por su presencia, eludo el humo de las rondas humanas que permanecen por cerca de 15 minutos fuera de esos inmensos bloques de cemento que me ocultan el cielo, leo un letrero luminoso y aunque esa tipa que esta en la puerta me tienta a que entre, investigo en mi bolsillo y sopeso que con 2 chicles no pago un cafe, en el trayecto medito de lo valioso que me seria una bicicleta con motor mosquito, luego reconsidero y me digo "Yo camino".

2 comentarios:

Gaby (sister) dijo...

Creo que al caminar a paso lento se disfruta de las cosas más comunes. Y sirve para contar historias como esta. Es agradable. :)

Anónimo dijo...

jaja
los hermanitos que tengo
jaja
camina no mas pa que bajes la wuata
jaja